Los inicios se remontan a 1838, año en el que se organiza un colegio con el nombre de “Establecimiento de Educación” dirigido por Mateo Olmedo. Los gastos del colegio eran asumidos por el municipio y orientaba sus esfuerzos en las primeras letras, latinidad, geografía, aritmética y escritura.

En 1844 comienza a llamarse Liceo de Curicó, a pesar de lograr reconocimiento para tal título en 1853. El año 1867 pasa de la administración municipal a la administración estatal, estableciendo cursos de humanidades, matemáticas y “preparatorias”.

El Liceo de Curicó desde julio de 1960 lleva el nombre de Liceo Luis Cruz Martínez por ley 13.962 firmada por el presidente Jorge Alessandri Rodríguez, en honor al subteniente y ex alumno del Liceo, quien fuera estudiante entre los años 1878 y 1880